telefono  

 

Cuando el inquilino se fue de la vivienda sin pagar

 

 inquilino-deja-piso

Sin ser una situación aplicable a todos los inquilinos que terminan su contrato de alquiler, es habitual encontrarse con el impago de los últimos recibos de alquiler, el pago de suministros que son de su cuenta o los desperfectos ocasionados que dejan sin pagar al arrendador.

La excusa habitual es que la fianza depositada cubrirá dichas deudas, aunque en muchos casos, y sin duda de forma consciente, al abandonar la vivienda algunos inquilinos consideran que estas deudas no se reclamarán.

Es esta realidad, es posible la reclamación de estas deudas con un proceso monitorio. Lógicamente hay que cumplir algunos requisitos, los propios de cualquier reclamación haciendo uso de este instrumento jurídico, pero existe una circunstancia importante que no se debe obviar: es preciso conocer el nuevo domicilio del inquilino para que pueda ser notificado por el juzgado.

Razones para reclamar una deuda de 400 euros o menos con un monitorio

 

50

Sin olvidar nunca que es posible reclamar una deuda acreditada con un proceso monitorio, hay muchos clientes que nos han planteado la duda sobre la conveniencia o no de presentarla cuando el importe es reducido.

 

Nuestra experiencia nos dice que la recuperación de impagados es inversamente proporcional al importe, o lo que es lo mismo, cuando más reducida es la cantidad adeudada, mayores probabilidades hay de recuperar el importe.

 

Las razones son obvias, sea cual sea el importe, cuando el demandado pierde el proceso, dispone de un plazo de 30 días para satisfacer el importe si no lo ha pagado con anterioridad, y si no lo satisface, es posible plantear ante el propio juzgado que dictó el auto un expediente de ejecución de títulos judiciales que conlleva la posibilidad de embargar las cuentas bancarias del deudor, las posibles rentas de trabajo, prestaciones u otros ingresos, e incluso el embargo de vehículos, otros bienes o propiedades.

 

Ante la disyuntiva, cuando el importe adeudado es reducido, el deudor es mucho más consciente de los inconvenientes y gastos que llevan inherentes la ejecución, y en muchos casos paga el total adeudado o se suscribe un reconocimiento de deuda con un calendario de pagos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information